Consejos para comprar el buzón de correo físico

0
135

Hoy cuando se habla del buzon de correo inmediatamente se piensa en la bandeja de correo electrónico, ese que ahora se revisa gracias al internet; sin embargo, hasta hace poco, el único que existía era el buzón de correo físico en la entrada de las casas. Muchos mantienen esta manera de recibir la correspondencia y siempre es ideal saber cómo elegirlos.

A la fecha muchas personas siguen recibiendo correspondencia como cheques, revistas, sobres, cartas, entre otros documentos, por lo que el buzón de correo físico no parece pasar de moda, aún con el avance de la tecnología. En caso de querer sustituir el correo físico o comprar uno nuevo, es necesario considerar muchas opciones y sobre todo encontrar el correcto.

Un poco de historia

Se presume según los registros históricos, que el primer buzón de correo físico data de la Polonia de 1630. Según algunos datos de historia, este objeto nace de la necesidad de un hombre que se dedicaba a recorrer largas rutas entregando la correspondencia, quien tuvo la idea de diseñar una especie de recipiente donde se pudiera recoger todas las cartas en un solo lugar.

De esta manera, los residentes de la región, pudieron dejar todas sus cartas y correspondencia en este buzón de correo físico en la calle, para que el hombre pudiera recogerla, ahorrando tiempo y largos recorridos a pie.

Posteriormente, en el siglo XIX, se comenzaron a usar los buzones de correo físico en la entrada de cada hogar, para recibir la correspondencia personalizada. Al principio eran fabricados en madera y posteriormente, a finales de ese siglo, se hicieron populares los construidos en metal por su resistencia y durabilidad.

Qué tener en cuenta para comprar el buzón de correo físico

Sin duda el factor más importante al momento de comprar el buzón de correo físico es el material de fabricación; pues de esto dependerá en gran parte su perdurabilidad. Teniendo en cuenta que el buzón generalmente está al aire libre, es necesario que sea de un material resistente para soportar diferentes condiciones climáticas.

Según su material de fabricación

El buzón de correo físico más clásico es aquel fabricado en acero galvanizado, sobre todo porque aunque el diseño sigue siendo mismo con el pasar de los años, este material es uno de los preferidos por los fabricantes por su alta resistencia al paso del tiempo y la manera en que protege la pintura de los rayos UV.

Manteniendo el acero como protagonista, el buzón de correo físico de chapa de acero electrozincada también es muy popular, puesto que muchos estudios han arrojado como resultado que este tipo de acero es mucho mejor que el galvanizado.

Este tipo de material es recomendado para zonas en las que los niveles de salinidad son muy altos, por lo que es altamente resistente a la corrosión y el óxido. Además, es una buena opción, si se desea conservar el estilo clásico de este tipo de buzones.

Si la estética es muy importante para quien decida comprar un buzón de correo físico, entonces los de plástico pueden ser una excelente elección, sobre todo porque no hay que preocuparse del óxido y generalmente vienen en diversas formas, por su facilidad para moldearse.

La tradición de contar con un buzón de correo físico en la entrada del hogar se sigue manteniendo, bien sea por cultura, por razones estéticas o simplemente por practicidad. El diseño, el material e incluso el nivel de seguridad, dependerán de los gustos de cada persona y afortunadamente el mercado ofrece muchísimas opciones para elegir.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here